Luces, cámaras… ¡Acción!

“Queremos una boda sencilla, sin nada, prácticamente nosotros y nuestra familia y amigos…” Jajajaja, desde que dijimos esta frase, hace ya 6 meses, ¡cómo ha cambiado el cuento!

Hoy faltan 6 meses justo, así que estamos en el ecuador ¡ayayayaaaaayyy! Y echando la vista atrás vemos como poco a poco fuimos sumando ‘imprescindibles’ a la lista de tareas, porque claro “¡es una vez en la vida!”… Y ésta ha sido la frase que nos ha acompañado los últimos meses. Cuando tienes una montaña de arena, ¿qué es un granito más?

Lo curioso es que la gente que ha pasado por lo mismo y los proveedores, que trabajan día a día con novios, saben que todos terminan adoptando esa frase de “por una vez en la vida…” Y se les dibuja una sonrisa en la cara de “lo sabía” cuando se la sueltas. Es muy curioso esto del proceso ‘bodil’ y ¡muy divertido!

Adolfo también lo sabía, pero nos dejó que nos diéramos cuenta y tardamos exactamente 1 hora.

Días antes, estábamos convencidos de que el video era demasiado, que algún amigo podría grabar. Después, pasamos por la fase de terror, imaginando a nuestros amigos ante la difícil decisión de coger la cámara o un Arehucas o peor ¡todo a la vez! Y cuando le decíamos a los experimentados en procesos ‘bodiles’ que no tendríamos video, nos miraban con cara de penita y leíamos en su mirada el “no saben lo que hacen”. Porque hay cosas que las fotografías no recogen; hay palabras, hay bailes, hay canciones… Y de eso, en nuestra boda va a haber mucho… Así que comencé a curiosear empresas de video en Las Palmas y me acordé de un proveedor con el que solemos trabajar en la agencia, Machango. Él me recomendó a varios colegas de profesión que sí hacen videos de boda y contacté con todos ellos.

Una vez recibidos los presupuestos, la decisión era clara. Reunión al día siguiente con Sonorité. Llegamos a su oficina repitiéndonos la idea de que sólo queríamos un video sencillo, del momento ceremonia porque nuestros amigos iban a hablar, cantar y demás… Un video de 1 hora, es decir, un presupuesto de 1 hora. Lo repetíamos cientos de veces mientras caminábamos hasta su estudio. Al llegar y hablar con él un rato… ¿qué es lo que veníamos repitiendo? ¡Lo queríamos todo! Porque… ¡es una vez en la vida!

Nuestra  recomendación del día es para Sonorité y Adolfo, quien nos atendió con toda la ilusión del  mundo. Por hacernos cambiar de idea, por su entrega con nuestra boda, su emoción al contarle nuestra idea y su motivación proponiéndonos mil ideas más chulísimas y divertidas, que nos dejaron más que convencidos de que será una de las mejores inversiones que hagamos. Su energía, buen humor y esachispa se contagian ¡y lo queremos en nuestra boda diciendo eso de: luces, cámaras… ACCIÓN!

Sonorité

www.sonorite.es

Info@sonorite.es

c/ Domingo J.Navarro 1, 1º oficina 3

Las Palmas de Gran Canaria

sonorité

Mis retales de Bridal & Friends, la feria de bodas Gran Canaria Moda Cálida

Tenía muchísimas ganas de que llegara el día de la feria de bodas de Gran Canaria Moda Cálida, Bridal & Friends. Apuntado en mi agenda desde hacía días y habiéndoselo dicho ya a todo el mundo, dos días antes una amiga australiana me da la noticia de que viene a Gran Canaria a pasar el finde. Un notición, pero por nada del mundo podríamos perdernos la feria así que el domingo allí que me la llevé contándole lo mucho que le iba a gustar… ¡Y menos mal que así fue! No le importó perder un día de sol y playa por descubrir las cosas tan chulas que había en la feria, la decoración y el ambiente. Mi futura suegra también decidió venirse, así que en spanglish pasamos una muy divertida mañana, ¡además de muy productiva! Y aquí les dejo los proveedores con esachispa que quedaron apuntados en nuestra agenda…

MUSAK TOCADOS

Musak tocados

Fue el primer stand que visitamos. Yo conocía desde hacía tiempo esta firma y siempre había tenido muchas ganas de poder verles en una feria, porque nunca había coincidido con ellos. A mi futura suegra le gustó incluso más que a mi. Nada más ver sus trabajos, empezamos a probarle un tocado que nos llamó la atención y que le iba perfecto con el vestido que ya se ha comprado. Él enseguida nos atendió y le aconsejó probarse otros y ¡zas! Ella sintió esachispa con uno que él le recomendó que ni siquiera habíamos visto. Unas cuantas risas más tarde y con la tarjeta de visita en el bolso, mi suegra ya tenía dónde comprarse el tocado.

LA PETITE FÊTE

La petite fête

Mientras mi futura suegra se probaba tocados, un puesto en frente llamó mi atención. No conocía a esta marca y ¡me encantó! La chica, muy simpática, me dio su tarjeta para que una vez tenga más definidos los colores de la boda, le compre algunas cosillas que me gustaron. ¡No sólo en península hay cosas chulas! ¡¡¡Yijaaaaa!!!

SALÓN ALHAMBRA

Salón alhambra

¡Allí estaba! Era una señal. Una de las cosas que todavía no tengo es la peluquería y un día al preguntarle a Natalia Carballo me recomendó Salón Alhambra. Sin embargo, pasaba el tiempo y todavía no les había llamado. De repente reconocí el logo y salí para allí corriendo a coger el fyer de encima de la mesa. Hoy ya les he mandado un email pidiéndoles presupuesto y contándoles un poco nuestro bodorrio… Si hay suerte, ¡otra cosa más para tachar de la lista! Y en un próximo capítulo, el de los “pelos”, más detalles… 🙂

COOSY

Coosy

Mientras nos poníamos las botas en La Allendeta podía ver los vestidos tan coloridos y tan originales del puesto de Coosy, una marca de ropa nacional que tiene tienda en Las Palmas. Una lástima que esta vez iba a ser yo la novia y no invitada… Pero una vez en casa, con el ordenador delante, visité su web. Y es que justo cuando no vas buscando ¡encuentras! Así que no he podido resistirme a llamarle por teléfono y reservar una cosita que algún día os contaré… Por ahora, y hasta que no la tenga en mis manos, para no gafarlo, punto en boca… 🙂

Pues éstas son mis cuatro grandes recomendaciones de la feria Bridal & Friends de Gran Canaria Moda Cálida. Seguiría recomendando a cada uno de los stands, porque todos tenían mucha de esachispa y de todos cogimos inspiración para decorar el día de la boda.

Más sobre esta feria bajo el hashtag #GCMCBridal.

*Fotografías seleccionadas del perfil de Facebook de cada uno de los proveedores.

Luna de miel, luna de papel…

Y ya despreocupados nos despertaremos en… ¡Río de Janeiro! Coco en mano, pareo a un lado y chanclas listas para patear la ciudad; así será nuestra primera mañana como marido y mujer ¿no pinta mal, eh? Pero hasta entonces, el despertar se plantea con un pitido mortal, la pelea de quién hace el café y el ¡corre-corre que no llego al curro!

Ahora sí que se va a hacer larga la espera hasta el día de la boda… Sin dejar de mirar, obnubilados, los billetes de avión que sobresalen de la estantería y en los que se lee: Gran Canaria- Madrid-Rio de Janeiro y Buenos Aires- Madrid- Gran Canaria. ¡Brasil y Argentina, allá vamos!

Aunque quedan 8 meses para que llegue ese momento, hemos decidido que ya tocaba en la lista de tareas pensar en la luna de miel, primero porque es uno de los ingredientes de la boda que más nos gusta y segundo, porque cuando antes cogiéramos los billetes, más baratos nos iban a salir (¡y así ha sido!).

Y ¿por qué Brasil y Argentina? Para ir cerrando el mapamundi; el primer lugar hacia el que miramos fue Sudamérica, una zona a la que le teníamos muchas ganas porque no hemos  estado antes, el sitio más cercano en el que hemos estado es Cuba. La parte derecha del mapa la tenemos más visitada; todo el Sureste Asiático, Australia y Nueva Zelanda. Europa, más o menos, la tenemos tachada de nuestra lista de países a visitar y, además, tampoco nos apetecía tanto para la luna de miel. Así que nuestras miradas fueron directamente hacia Sudamérica; hasta ahí lo tuvimos pronto claro.

La duda llegó al elegir país… ¡Qué tortura tener que ir eliminando! Además, combinar países tampoco es sencillo por las distancias entre unos y otros. Finalmente, la lista quedó así: Costa Rica, Perú, Brasil y Argentina. Costa Rica fue el primer eliminado ya que, teniendo que eliminar, está bastante aislado y quizá es pequeño para los 20 días que vamos a estar viajando. Perú era sin duda uno de nuestros favoritos, todo el mundo nos ha hablado maravillas, además de que es el país más económico de todos. Sin embargo, a mí me daba mucha pena estar en Sudamérica y no visitar Buenos Aires y las cataratas de Iguazú. Estudiamos la combinación Perú- Argentina, pero los 5.000 kilómetros que separan ambos países iban a hacer que perdiéramos demasiado tiempo y dinero en el viaje interior. Así que… ¡ya teníamos  combinación ganadora!

Playa, relax, metrópoli, cataratas, Copacabana, barrio La Boca, samba, tango, caipiriña, mate… ¡Fútbol! Y… ¡esachispa!

Ahora estamos definiendo la ruta, pero será bajando desde Río de Janeiro todo el sur de Brasil, hasta llegar a las cataratas, y de ahí a Buenos Aires. Un viaje que intentaremos hacer lo más  ‘mochileros’ que podamos, teniendo en cuenta las características de Brasil. Habrá que coger aviones internos, pero cuando podamos evitarlo alquilaremos un coche para movernos por zonas concretas, como por la isla de Florianópolis.

Cuando se vaya acercando la fecha y con la ruta más definida, cogeremos los aviones internos y reservaremos los hoteles a través de internet, en las webs de las propias compañías aéreas y en portales con ofertas de alojamiento, como Booking.

Sin embargo, los billetes de avión de España-Brasil / Argentina- España no los hemos sacado por internet, como hacemos siempre. Esta vez nos fuimos a la agencia de Viajes El Corte Inglés, no sin antes haber mirado online todas las compañías y posibilidades y saber el precio más barato. Pero con la agencia sin duda nos salía mucho mejor.

Así que mi recomendación del día es para… ¡Viajes El Corte Inglés, de Fernando Guanarteme! Nos atendieron estupendamente y se lo ‘curraron’ para buscar la mejor oferta.

Viajes El Corte Inglés

c/ Fernando Guanarteme 151

Las Palmas de Gran Canaria

Tfn: 928 49 15 08

Próximamente… Visados, vacunas, hoteles, aviones, rutas y ¡mucha Lonely Planet!

138261538_Ba9qmkub_c1

Gold By Marina (o by la hermana del novio)

“¡Yo os regalo la noche de bodas!” y con estas palabras la hermana del novio destapó una nueva aventura en este proceso bodil. Había que empezar a buscar alojamiento para pasar la noche de bodas, ¡qué emoción! Y nada del sitio más barato, en los que siempre acabamos en nuestros viajes de mochileros, ella quería que fuera especial. Como no estamos acostumbrados a semejantes lujos, la decisión era complicada.

Unas cuantas referencias en internet después y unos cuantos mapas de localización más tarde, llegamos a la conclusión de que el alojamiento debía estar lo más próximo al lugar de celebración de la boda y de donde se alojen el resto de invitados.

Entonces me acordé de una recomendación del que será nuestro fotógrafo, Pablo Béglez, el día que nos reunimos con él. Acababan de inaugurar un hotel en Playa del Inglés, zona que no es la más bonita de la isla, pero está cerca del lugar de celebración de la boda. Nos dijo que el hotel era chulísimo y que nos pegaba, que le echáramos un vistazo a la web. Así que comencé a seguirlo en Facebook para cotillear qué es lo que le hacía especial y en seguida nos convenció.

Pero para barajar todas las opciones, la hermana del novio nos recomendó visitar otro que nada tuviese que ver. Un mega hotelón que todo el mundo mira con admiración cuando va a la playa de Maspalomas y que se sabe que está ahí, pero lo miras con desconsuelo porque sabes que es para otros. “Si no es en vuestra boda, ¿cuándo?”. Nos miramos y asentimos, ¡pues también es verdad!

Así que ya teníamos dos firmes candidatos a ser visitados y les recomiendo que con dos es suficiente, para no volverse locos. Y así es como los tres mosqueteros llegamos al Hotel Gold By Marina y al Hotel Baobab, como si fuéramos Ramsay en Hotel Infierno, dispuestos a no dejarnos pasar un detalle para decantar la balanza a un lado u al otro.

Blanco, muy blanco y con mucha personalidad, con toques tropicales y un aire íntimo, así fue la sensación que nos llevamos de Gold By Marina, un hotel que daba “buen rollo”. Y con los ojos como platos nos fuimos del Baobab, un parque temático que te trasportaba a la misma selva con el sonido de miles de animales, la vegetación y las piscinas conectadas por puentes.

La decisión estaba clara nada más emprender el camino de vuelta.

Y ésta es la historia de cómo lo grandilocuente, lo impresionante o el lujo a su enésima potencia no siempre gana; y de cómo lo sencillo, lo íntimo, lo que da ‘buen rollo’, lo cercano y lo auténtico tienen esachispa que te hace decidirte…. ¡Ey, como en el amor! 🙂

Hotel Gold By Marina

Playa del Inglés, Gran Canaria

928 943024

www.goldbymarina.com

Facebook: GOLD By Marina

hotel

Pd: la hermana del novio tampoco tiene nombre, como los personajes que salen en este blog, para respetar su intimidad (sí, está bien, más bien por los derechos que puedan solicitar después cuando esto sea un bestseller… 🙂 )

Sombra aquí y sombra allá… maquíllate!

Mucha, mucha de esachispa es la que tiene. Así que, ¿cómo no iba a ser ella? Un proveedor más elegido. ¡Además en fecha! Según lo que dicen los cuentibodas en su timing, el que sigo como instrucciones de montaje de un mueble de Ikea.

Cuando una se pone a buscar proveedores para su boda, es un follón, pues imaginen cuando además llevas poco tiempo viviendo en la ciudad donde organizas la boda. ¿¿¿Maquilladora??? En la vida me había maquillado por un profesional antes de ponerme delante del ordenador a buscarla, estaba más perdida que pingüina en la selva.

Lo primero, como community manager, fue buscarla en Facebook. Si tiene Facebook, gana puntos… Puede ser una tremenda bobería, pero si tiene redes sociales me da una imagen más cercana,  además de que veo que valora las opiniones de sus clientas y sabe donde está la gente. Pues así empecé, tecleando maquilladora Las Palmas y viendo qué aparecía.

Unas cuantas páginas desechadas después ¡la encontré! Me enamoré de su logo, de su tipografía, de las fotografías de los trabajos que había realizado y sobre todo de su estudio. Deformación profesional será, su imagen de marca me llevó a escribirle un email. Y no me puede gustar nada más en este mundo que escribir un mail y ¡que en 5 minutos te contesten!

Era mi día de suerte, entraba en mi presupuesto y qué bonitas que eran sus presentaciones… Así que, como ella me dijo, me acerqué a su estudio esa tarde para hablar un rato y conocernos mejor. Muchas dudas resueltas y unas cuantas risas después, ¡ya tenía maquilladora para la boda!

Yo no le daba antes importancia al maquillaje ya que a penas me maquillo y pensaba que el día de la boda hasta podría maquillarme una amiga o alguien de mi familia … Sin embargo, pensé que no perdía nada en mirar precios y ver un poco de qué iba el tema, si no lo hacía ahora, ¿cuándo? Al hablar con ella me di cuenta de que el maquillaje es más importante de lo que me pensaba, incluso si quieres ir como si no fueras maquillada, hay que maquillarse, paradojas de la vida. Me gustó lo que me contó; por ejemplo, que se le da más importancia al peinado y sin embargo lo puedes cambiar durante la boda si no te gusta, en cambio el maquillaje no. El maquillaje es la cara, si te maquillan mal, no te vas a reconocer. Y después de un día entero dando besos y soltando alguna que otra lagrimilla, las escurriduras de maquillaje no te las quita nadie, a no ser que sean productos de profesionales. Con eso me convenció, si yo en una noche sin llorar y sin ir dando dos besos por ahí acabo con la raya negra que parezco gótica…

Además de la cuestión profesional, esachispa que te hace decidirte por un proveedor es el tema personal y, de nuevo, la suerte estaba de mi lado. Su cercanía y su simpatía me hicieron tener confianza con ella desde el principio tanto como para saber que podré compartir mis nervios con ella la mañana más histérica de toda mi vida. Se ha implicado en conocer más detalles de la boda, en recomendarme tratamientos y centros, en conocerme mejor a mí para que cuando llegue el momento sepa exactamente cómo soy y cómo maquillarme. ¡¡Ha sido un regalo caído de Facebook!! Jiji.

Y ella es… (redoble de tambores…) ¡Natalia Carballo!

nc baja 014

Natalia Carballo

c/ Viera y Clavijo 11- 1º Oficina 5

Las Palmas de Gran Canaria

info@nataliacarballo.com

Facebook: Natalia Carballo – Maquilladora profesional

http://www.nataliacarballo.com

Aunque la mona se vista de seda… ¡qué mona queda!

Ellas se emocionaron, de repente se quedaron calladas con una sonrisa congelada. Y yo no sé si eso es lo que explica la gente que se siente, pero me agarré a aquello. ¿Para qué buscar más? Todas estábamos de acuerdo, el precio estaba dentro de lo que yo quería y estaba feliz de verles las caras: ¡ya tenía el vestido! Sin embargo, todavía no lo sabía.

Fue el tercero que me probé en Pronovias y no quise seguir probándome más… allí. Porque en media hora tenía cita en Rosa Clará y, por lo que había visto en internet, era la tienda que tenía los vestidos que más me gustaban. Sin embargo, mucho me tenían que gustar en vivo y en directo para ganar al que me acababa de probar. Y como las cosas pocas veces salen como una las planea, me fui probando mis favoritos y uno a uno los iba desechando al compararlos con el de la primera tienda.

Yo no tenía un ‘vestido de mis sueños’ pero sí tenía claro lo que no quería. No entiendo de telas, ni de cortes o tejidos, pero sí de las personas que más me conocen y de llevarlas a la prueba y dejarte guiar por sus caras. También, de la comodidad al ponértelo, de verte tú misma y no sentirte disfrazada; de sentir ‘esachispa’.

Poco más puedo contar sobre este tema, porque hasta la boda tiene que ser ¡secreto de estado!

Lo que sí puedo es recomendarles un truquillo… Lo eliges donde quieras y te lo compras donde vivas. ¡Voilà! Mi familia está a 2.500 kilómetros de Las Palmas, donde vivo. Yo quería comprarme el vestido donde vivo por comodidad, pero también quería que mi madre y mi tía estuvieran conmigo en ese momento. Así que la solución era que se compraran un billete de avión y cogieran un par de días de vacaciones. Sin embargo, al llamar a las tiendas para coger cita una dependienta con ‘esachispa’ me dio la solución: ¿por qué no aprovechaba mis días en casa por Navidad para probarme vestidos en las franquicias de allí? ¡Ideón! Mi madre y mi tía se ahorraron los billetes de avión ¡y pudo venir también mi abuela! Una vez elegido el vestido, llamé a Pronovias de Las Palmas para reservarlo y, nada más llegar, fui con mis cuñadas a hacer el pedido oficial.

Y aunque no seas ñoña, no tengas un vestido pensado y creas que el vestido es algo muy secundario en tu boda… Es un momento con ‘esachispa’, compartirlo con tu gente e ¡hincharse a reír! Y es cuando realmente empiezas a creerte ese cuento que estás viviendo…

Pronovias Las Palmas de G.C.

El Corte Inglés. Mesa y López, 18. 1ª Planta.

Tfn: 928 22 68 62

foto

A la búsqueda del dónde

Después de varias semanas sin escribir, sin tiempo para nada, ¡por fin llegamos a uno de los capítulos más importantes de esachispa! Y es que va a ser verdad aquello que dicen de que lo bueno se hace esperar…

Una de las elecciones que marcará la boda es el sitio. Sabemos que en cualquier lugar estando con los tuyos te lo pasarás genial y seguirá siendo uno de los días más divertidos de tu vida, pero siempre es mejor si el sitio hace que ese día esté todo el mundo a gusto. Nosotros podemos decir, una vez que ya hemos pasado por esa fase, que ha sido de las tareas más divertidas.

Desde nuestra experiencia, creemos que para ir cerrando el abanico de opciones hay que ir poniendo límites. Presupuesto aproximado, número de invitados y tipo de boda son de las decisiones que hay que tener más claras a la hora de buscar el sitio y no volverte loco.

Así que, sentada delante del ordenador y con mi gran amigo Google, empecé a teclear “Gran Canaria” y “bodas” y los dos primeros sitios que miré fueron los que más nos gustaban: Maroa Club de Mar y Amadores Beach Club. La respuesta de los dos fue inmediata y ese fin de semana ya teníamos plan para visitarlos. Como están en el sur de la isla, para aprovechar decidimos contactar también con los hoteles de la zona. Conforme íbamos viendo la cantidad de opciones que había, cercamos la búsqueda a que el mar se viera desde el sitio de celebración; ya que me traigo a toda la familia y amigos de Navarra, ¡qué menos que puedan disfrutar del mar! Así que fuimos a visitar también el Hotel Gloria Palace San Agustín, Hotel San Agustín Beach Club y The Hotel Puerto de Mogán.

¡No se puede ser más lindo que el personal que nos atendió en todos ellos! Nos trataron como a reyes, con paciencia infinita nos explicaron todas nuestras dudas… Vamos, ¡en la vida nos habíamos sentido tan bien atendidos! Así que la elección todavía se nos hizo más difícil… ¡Queríamos casarnos en todos! Pero había que elegir y descartamos 3.

Amadores Beach Club fue uno de ellos. El sitio es espectacular, los menús, la decoración… Pero como queremos boda de día, sólo podíamos hacer uso del chill out pequeño porque el grande se abre únicamente por la noche. Pasamos un buen rato observando si cabrían las 150 personas que, más o menos, hemos calculado invitar. María, la encargada de los eventos, nos dejó después de la reunión allí un ratito con una cerveza, en silencio, visualizando la boda. ¡No se podía estar mejor! Pero siendo previsores, decidimos descartarlo. Quizás nos equivocásemos y los 150 hubiésemos entrado perfectamente, pero decidimos no jugárnosla.

Francisco fue sincero con nosotros, el servicio para 150 personas en la azotea de The Hotel Puerto de Mogán iba a ser complicado. A pesar de todo, pasó unas horas enseñándonos el hotel, además de los apartamentos que el grupo tiene en Mogán y que son una pasada. Después de charlar un buen rato, vimos que iba a ser complicado celebrar allí la boda, pero sin duda lo tendríamos en cuenta para un fin de semana en el sur.

El señor Delfín, de Hotel San Agustín Beach Club, entendió que no nos hacía mucha gracia compartir el jardín de la ceremonia con los usuarios del hotel, porque ni los clientes iban a estar a gusto, ni nosotros… Ahí todos “emperifollados” al lado de alemanes con tanguilla tomando el sol… ¡Qué estampa! Jajajjaja …Y muy profesional, el señor Delfín nos recomendó el Hotel Gloria Palace San Agustín, que tiene una zona apartada del resto del hotel para la celebración de bodas.

El Hotel Gloria Palace San Agustín fue uno de nuestros elegidos. Nacho, subdirector del hotel, nos ayudó a visualizar nuestra boda. Todo era muy fácil, él se mostró muy abierto a sugerencias, posibilidades y veíamos como disfrutaba también con lo que le contábamos de la boda. El hotel lo tenía todo: alojamiento con ofertas para los invitados, apartamentos más baratos al lado, zona privada para la boda, jardín al aire libre para hacer allí la ceremonia y la fiesta, posibilidad de plan B en caso de que llueva…  Pasamos semanas dudando…

Pero finalmente nos decantamos por el que nos gustó desde un principio, por el que desde el momento de saber que nos íbamos a casar se nos vino a la mente. Y el elegido es ¡Maroa! No tiene alojamiento, ni plan B antilluvia… Pero es el que tiene esachispa que nosotros buscamos. ¡Además nos hemos enterado que la islita donde está tiene forma de corazón si la ves desde arriba! ¡Qué grande eres, destino! Jajaja.

Lo primero fue hacer la reserva con la señal económica y comentárselo a todo el mundo. ¡Ahora sí todos se podían sacar ya los vuelos, la fecha es oficial! Y desde entonces hemos hablado varias veces con Maxime, el encargado, hemos negociado como jabatos, hemos visitado el sitio de nuevo para aclarar dudas y nos hemos reído mucho con él. Porque eliges un proveedor por el producto o servicio que te ofrece, pero cuando el proveedor te cae de escándalo ¡es una suerte! Hemos tenido confianza con él desde el primer día, incluso para vacilarnos, él reírse de nuestras ocurrencias y nosotros de las historias que nos cuenta, y por eso sabemos que dejamos la boda en las mejores manos.

Y la recomendación del día es sin duda para Maroa y su encargado Maxime, ¡a quien todavía le queda taaaaaantooooo por aguantarnos…!

Maroa

¡Invitados de 10, fiesta del 15!

Estupefacta me quedaba con lo que contaban mis amigos y familiares que un día fueron novios y pasaron por el aro. Después de dar la noticia y pasarme tardes enteras al teléfono (por cierto, qué gran ocasión para hablar con amigos con los que últimamente sólo te comunicas por el dichoso Whatsapp), pues me entraron los agobios. Me di cuenta de que aunque pensaba que todavía quedaba una eternidad para la boda, todos me decían que ya estaba en fecha para hacer muchas cosas, entre otras, elegir el tipo de boda que quería, ¡y el día!

Nos costó un microsegundo saber qué tipo de boda queríamos. Es tan sencillo como ponerse a pensar en las cosas que os gustan, en vuestro estilo. Nosotros, por ejemplo, no queríamos una boda temática o algo con lo que no nos sintiéramos cómodos. Teníamos muy claro que nos identificamos con el mar, con el surf, con un estilo hippy (o como nos han dicho los eruditos en el tema al explicar nuestra boda, boho chic… ¿qué bonico queda, eh?). Visualizamos una ceremonia civil al aire libre, cerca del mar y, sobre todo, muy divertida para que los amigos y la familia se lo pasen como nunca. Esto ya nos permitió cerrar un poco más el abanico de posibilidades en cuanto a sitios y fechas. Y cuando defines esto, lo que antes era un laberinto en tu mente por el que no sabías por donde tirar, se ha convertido en un camino con señales luminosas que te avisan ‘¡por aquí!’ y, la verdad, es un alivio.

Lo que siempre hemos tenido claro es que nadie puede faltar, ¡porque va a ser un fiestón! Así que la logística para facilitar la asistencia a los invitados, la mayoría peninsulares, es fundamental. Con lo cual, cuanto antes supiéramos la fecha, antes podrían comprar los billetes de avión, reservar vacaciones en el trabajo y organizar sus agendas.

Muchos profesionales del sector te dicen que lo más importante en las bodas es el sitio, el fotógrafo, el catering… Desde mi punto de vista, por las bodas a las que he asistido y la que he organizado, lo más importante son los invitados. Y para que no falte nadie, una de las prioridades es fijar la fecha, pensando en un día que pueda venir bien prácticamente a todo el mundo.

En nuestro caso, creímos que la mejor fecha era septiembre, ¡pero atención! Cuidado con este mes porque tiene un imán para los futuros cónyuges, septiembre tiene esachispa. Es uno de los meses en los que más bodas se celebran, así que puede haber alguien en tu círculo cercano que no quiera romper la estadística y que todavía no haya dado la noticia pero ya tenga cogida esa fecha… (Esto es algo que todavía no puedo desvelar pero como me hace muchísima ilusión no puedo pasarlo por alto, además de por haber marcado el bodorrio). Esachispa que tiene la vida se nos presentó en el momento y el lugar oportuno para sugerirnos ‘¿y qué tal otro mes?’. ¡Pero qué bonitas son las casualidades! Así que en ese mismo momento, cogimos el móvil, miramos el calendario y lo decidimos: 10 de octubre de 2015. El 12 es festivo y cae en lunes, con lo cual, facilitamos un poquito más a los invitados poder venir. Quien se vaya a casar en septiembre (y no miro a nadie) ya habrá venido de viaje de novios. En octubre, cambiamos a los peninsulares los abrigos por bañadores, algo que sin duda nos van a agradecer. Y cada vez que miramos la fecha, más nos gusta… 10 del 10 del 2015… Un día de 10, una fiesta del ’15’.

Y así es como el curso de las cosas pasa también por el lío de preparativos que significa  una boda. No os preocupéis ni agobiéis, ¡todo va fluyendo! Por eso, hoy he decidido no hacer recomendación del día en el blog a ningún proveedor, hoy la recomendación es que os relajéis, disfrutéis de este proceso que es muy divertido y, sobre todo, ¡del entusiasmo de vuestros invitados! Ellos son para quienes haces la boda, al menos, en nuestro caso.

 ¡Que vivan los invitados!

Image-1 (1)

¡Extra, extra!

A veces parece que ya está todo contado y que en Internet podemos encontrarlo todo. En cuanto a bodas se refiere, las novias prácticamente pueden organizar su boda a través de la web, inspirarse, encontrar proveedores… Cada vez el sector se mueve más y mejor y es una suerte contar con redes sociales, blogs y revistas que ayudan bastante en este mar de opciones en los que la mayoría, somos primerizos.

Sin embargo, hay un momento en este proceso bodil que suele pasar desapercibido y ¡del que nadie te cuenta nada! Y resulta que de lo poquito que yo llevo andado, para mí ha sido de los más especiales: ¡dar la noticia! Como periodista he dado noticias en mi vida (a ver, no de las del tipo destapar el caso Bárcenas y tampoco sé quién está detrás del Pequeño Nicolás…) pero de las noticias normalillas que he contado, la de decir que me caso ha sido la que más nerviosa me ha puesto. Te entra una cosilla por todo el cuerpo y es imaginarte la cara de tu familia y amigos y entrarte un hormigueo de dudas… ¿Cómo se dice? ¿Cuándo? ¿Antes de saber la fecha es precipitado o hay que esperar a confirmar la fecha y explotar de ansias por contarlo? Pues yo soy de las que no pudo esperar, bueno, tuve que hacerlo hasta que las llamadas me salieran gratis, es decir, hasta aterrizar en España desde Turquía.

Mi consejo es dar la noticia, siempre que se pueda en persona. Si vas a esperar mucho tiempo en ver a esa persona, entonces dilo por teléfono; primero, porque si no puede que revientes, al menos en mi caso, y después, para evitar que se entere por terceros.

Desde que nos sacáramos el billete de avión de Gran Canaria a Navarra hasta que cogiéramos aquel vuelo, había tantas filtraciones que tuvimos que hacer un muro de contención llamado ‘The Secret Guardians’. Era un grupo de whatsapp en el que fuimos metiendo a quienes lo sabían y les amenazábamos con menos gambas en la boda cada vez que se fueran de la lengua. Así conseguimos que mi madre no se enterara por alguien del pueblo de que su hija se casaba y, encima, rompiendo todas las tradiciones, en la ciudad del novio.

Y mientras esperas a dar la noticia, pues ¿una qué hace? Preparar las respuestas a todas las preguntas que te pueda hacer una madre. Y yo eso lo hago de la manera que más me gusta, leyendo. Y aquí van… ¡Mis recomendaciones del día!

Pues lo primero es investigar en el portal bodas.net. Además, puedes abrirte una cuenta personal desde la que controlar todo lo de la boda: presupuesto, invitados, mesas de invitados, proveedores, lista de tareas… ¡todo! Es alucinante lo completa que es esta web… Una pasada. Por supuesto, me faltó el tiempo para ir, sí o sí, a por el libro que tantas ganas tenía de comprarme desde que empecé los cursos de wedding planner: ‘¡Sí, quiero!’ El libro de Bodas de Cuento, los wedding designers que me inspiraron para organizar la boda de mis cuñados. Se lee en una tarde ¡de tirón! Aprendes muchísimo, sobre todo lo que cuesta cada detalle y proveedor de una boda para hacerte una idea del presupuesto y también ayuda mucho para ordenar los pasos a seguir. Y las horas de viaje de Gran Canaria a Navarra me las pasé leyendo la revista que me compré en el mismo aeorpuerto, ‘Telva Novias’, en las que vas viendo las fotos diciendo ‘esto me gusta’, ‘esto no’ y te vas imaginando mentalmente ya un poquito más tu boda.

Ésta es ahora mi biblioteca y estas son mis fuentes favoritas, ¡quién me ha visto y quién me ve!

Porque para dar noticias, hay que ir siempre a las fuentes.

PD: mi madre está encantada y ‘The Secret Guardians’ se ganaron ‘toítas’ las gambas

periódicos

El aro por el que pasé

Ya han pasado más de dos meses desde que tengo este anillo en el dedo, la verdad que no puedo dejar de mirarlo, ¡pero cuánto me gusta!

No suelo llevar anillos y mucho menos de plata u oro. Alguna vez, cuando se me pasaba por la cabeza si algún día él me pondría uno, me miraba mis dedillos y pensaba que no me quedaría bien, que me lo pondría pero a los días lo guardaría en algún cajón de cosas importantes.

Como pueden adivinar, el proveedor que hoy les voy a recomendar está relacionado con… ¡las joyerías!

Si no conocen a Encarnita, ¡deberían! Es una de las joyeras más entrañables y simpáticas de Las Palmas de Gran Canaria, una joyera con mucha de esachispa. Tiene una pequeña joyería en la calle Triana y desde allí da forma a las ideas de los clientes que, como mi novio, traspasan la puerta de su local sin tener idea de anillos y salen de allí con la pedida de mano resuelta.

El pobre llevaba meses buscando un anillo de pedida. En las primeras tiendas que visitó todos le hablaban de un famoso anillo llamado ‘solitario’. Todas las joyerías le enseñaban el mismo anillo, con alguna que otra variante, pero el mismo. Después de descubrir que existía un anillo exclusivo para pedidas, que tenía incluso nombre propio y que él parecía Frodo buscando el anillo, se empezó a poner nervioso. A él no le gustaba lo que le enseñaban y además sabía que terminaría en un cajón. Así que realizó el comodín de la llamada y, pese a que quería mantener la sorpresa de la pedida, llamó a su hermana para que le echara una mano. ¡Aviso a navegantes! Es importante elegir el anillo con la ayuda de una persona que conozca los gustos de tu novia y que, además, tenga una medida de dedo similar… ¡para que cuando te den el anillo no te lo tengas que quitar por nada del mundo para llevarlo a arreglar!

Y caminando por las calles de Las Palmas de Gran Canaria se encontraron con el taller de Encarnita. Desde el primer momento, esta gallega afincada desde hace años en Canarias entendió que querían un anillo de pedida que no fuera un anillo de pedida. Y con tal difícil reto, Encarnita le pidió a mi novio que diseñara él el anillo, con su ayuda.

Con toda la paciencia del mundo, diseñaron un anillo de oro blanco mate, muy finito y con 3 brillantitos incrustados diminutos en la parte delantera. Un anillo artesano, personalizado, único y diseñado por el novio ¡qué más se puede pedir!

Así que mi recomendación del día es para Encarnita, a quién sin duda le encargaremos las alianzas de boda el día que nos toque ese capítulo, para el que todavía falta un tiempecillo…

anillo

Encarnita Joyas

  • C/ Mayor de Triana, 73

35002 Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas

Teléfono: 928 36 95 11

  • C/ San Francisco, 4

38900 Valverde, El Hierro

Teléfono: 922 551 812